sábado, 31 de janeiro de 2015

Para sempre.

Yo creo que fue envidiado en todos los lugares donde tuvieron noticia de él y no tenían alguien como J.B. da C. Muchos nos acordaremos cuando veamos una película de las que podrían gustarle. Pero yo sostengo que los directores de cinematecas, cuando mueren, consiguen ver las películas perdidas, mutiladas o que no llegaron a hacerse. Estará viendo algunos Sternberg, unos cuantos Murnau, el primer montaje de los “Ambersons”
MIGUEL MARÍAS



Outros amarão as coisas que eu amei, Manuel Mozos, 2014

Sem comentários:

Enviar um comentário